28/4/08

Mala mujer

28.4.08

“A un servidor le gusta la gente del montón. Tenemos nuestro aquel. Aunque los que producen atracción de verdad son ese bajo porcentaje de la población. Los que no pasan desapercibidos, por el motivo que sea”

Vídeo tomado en el programa 1,2,3 en 1992. Actualmente no se televisaría por bestia. Una jodida animalada. "Mala Persona" de la formación Académica Palanca. Más vídeos en youtube.com/cuandoelebrosuena

¡Qué de almas superpoblamos este planeta azul! Tanta y tanta gente... y sin embargo, así a groso modo, todo un noventa y mucho por ciento de las personas, humanas y no, somos aburridas de cojones. Seres monótonos, previsibles, grises... Sin nada interesante que contar –aunque nuestros blogs reciban visitas-

A un servidor le gusta la gente del montón. Tenemos nuestro aquel. Aunque los que producen atracción de verdad son ese bajo porcentaje de la población. Los que no pasan desapercibidos, por el motivo que sea. Por lo inteligente, por lo loco, por lo torpe, por lo divertido, por lo ocurrente, por lo soñador, por lo imbécil, por lo despistado, por lo utópico...

Y los más destacables de entre los más destacables son los que cuentan con la infravalorada maldad. Sí, la gente mala. La que aporta esa pizca de picante y expectación a la sociedad. De los que todo el mundo habla, interesantes por naturaleza. Los verdaderos fabricantes de lívido a borbotones.

Por eso, si alguien destaca tu maldad, no te ofendas. Eso te convierte en un ser muy especial. En alguien, como diría el sabio José Luis Moreno, con chispa, con talento, con carisma, con seguridad, con descaro... Alguien sincero, sin hipocresías.

En el siglo XXI, cansados ya de casas de la pradera y telecomedias americanas de familias moñas, los que triunfan son el Doctor House y Los Soprano.

Por eso, hoy por hoy, sin duda alguna, los malos son los buenos. ¡Ya era hora!

Escuchar tema musical relacionado [El Busto es Mío del disco Dando el Kante del cantautor Riki López, 2008]:

Descargar Mp3

La próxima vez intentaré ser más obvio. ¡Prometido!